martes, enero 16

Los lanzamientos del 2017 que me hicieron el año

7 comentarios / COMPARTIR

Con el final de diciembre llegan innumerables posts que prometen recopilar los mejores lanzamientos del año. Algunas veces basta con chequear una para darse la idea del plano general, de los "grandes favoritos" entre los que no hay demasiado de dónde escoger. El 2017 dio la casualidad que le puse especial atención a algunos lanzamientos del año, pero —como para sentirme más única y especial de lo que soy— la mayoría de los que agregué a mis favoritos no figuraban en ninguna lista. ¿Será porque la novela gráfica no cuenta en estas selecciones? ¿Porque nadie se toma en serio la literatura infantil? En fin, algo de eso debe haber.

A continuación los libros que me hicieron el año.  Trigger warning: aquí no está Cercas, Marías ni Pérez Reverte, no soy tan cool

NARRATIVA

En esta categoría resalto Volver a casa de Yaa Gyasi. La primera novela de Gyasi nos lleva a la costa africana para conocer a Effia "la bella" y Esi, dos hijas de una misma mujer y padres de distintas etnias cuyos destinos deciden desde el primer momento que nunca llegarán a conocerse. Volver a casa sigue el acontecer de ambas ramas familiares a lo largo de siete generaciones y con ello no solo introduce voces diferentes y vidas desgarradoras, sino que nos presenta acontecimientos históricos que van desde las guerras tribales hasta la actualidad. Tan dolorosa como necesaria, esta novela es la historia de aquellos que no tuvieron oportunidad de escribirla. 

Una mujer desposeída de Shobha Rao, por su lado, es la primera selección de cuentos de la autora y nos presenta fragmentos de vidas rotas a partir de la separación del subcontinente indio en dos países: Pakistán e India. Las historias de Rao son asfixiantes y sus protagonistas, niñas esposas, prostitutas y criadas, no fallan en entregarnos cuentos que no puedo comparar con nada que haya leído antes.


domingo, octubre 1

#LeoAutorasOct: Lo que voy a leer en octubre

8 comentarios / COMPARTIR

En agosto del año pasado surgió la iniciativa #LeoAutorasOct, una propuesta que busca visibilizar las voces femeninas leyendo solo a escritoras durante el mes de octubre. Este proyecto nacido en twitter se dio casi a la par de la instauración del Día de la Escritora (17 de octubre) y en parte gracias a esta coyuntura no solo se sumaron blogueros y lectores sino editoriales, librerías y bibliotecas españolas —¿En Perú estaremos muy lejos de que esto ocurra? Yo creo que bastante—.

Con la misma rapidez con la que se difundió la iniciativa en redes llegó el debate, que es siempre bienvenido. ¿Por qué leer solo a mujeres un mes? Porque a lo largo de la historia la mujer ha sido invisibilizada en infinitas disciplinas y la literatura no fue una excepción. Un mes de mujeres no es nada frente a años de silencio.

¿Esto se trata de leer a mujeres solo porque son mujeres? No, los libros que quiero leer los escojo por una infinidad de motivos entre los que no se encuentra el género de su autor. Se trata de escoger entre todos los libros que deseas leer, los que fueron escritos por una autora. Leerlos, compartirlos y recomendarlos.

domingo, septiembre 10

Las dos Fridas

8 comentarios / COMPARTIR

En camisetas feministas, en imanes para el refrigerador, en bolsos de tela, en cases para iPhone; tú nómbralo y puedes encontrar el rostro de Frida Kahlo impreso en él. Ella pertenece a aquella selecta élite de personajes que nunca pierden vigencia y siempre hayan su manera de estar "de moda". Hay algo sobre Frida, un fenómeno muy singular que no se da con ningún otro pintor. Al pensar en cuadros famosos se nos puede venir a la mente La Gioconda de Da Vinci, La noche estrellada de Van Gogh o El grito de Munch, pero los cuadros de la mexicana no ocupan nuestro primer pensamiento —o quizá sí, ¿pero no será a modo de fan art? Ya saben, como los de las camisetas o imanes. Sin embargo, ¿alguien puede decir cómo luce Munch?

El estilo de Frida es hasta hoy su sello distintivo. Una ceja y flores prendadas a las trenzas de su cabello. Su discurso y los «Pies, para qué los quiero si tengo alas pa' volar» tatuados en miles de millones de espaldas, tobillos y muñecas. Para el mundo, Frida no son sus cuadros, Frida es una pieza de arte viviente. Esto no resta por ninguna parte el valor de sus pinturas, su talento como artista o la intensidad de su vida, pero nos hace reconocer que, amada y detestada casi a partes iguales, no hay ninguna figura como ella. Ningún otro pintor ha perdurado a su propio arte.

Personalmente, no la posiciono entre mis pintores favoritos, no despierta admiración en mí y sí creo que su imagen ha sobredimensionado de cierta manera su obra, sin embargo eso no me priva de ver el valor que tiene su figura. Su historia es la de una sobreviviente. A todo el imaginario visual de Frida se suma su historia, la de una vida marcada por la desgracia, enfermedad y pasión. María Hesse y Benjamin Lacombe junto a Sébastien Perez, cada uno por su lado, nos develan a sus Fridas.
Pin It
Design by Winter Studio © 2015.
Si te llevas algo, no olvides mencionar la fuente ♥