jueves, diciembre 19

Orgullo y prejuicio de Jane Austen

/ COMPARTIR

Cuando mi mamá me regaló "Orgullo y Prejuicio"muchos años atrás, no imaginé que se convertiría en uno de mis libros favoritos, de esos que consideras perfectos y no hay más. Lo tuve decorando mi estantería sin abrir durante mucho tiempo, pensé que el lenguaje sería pesado, los personajes aburridos y la trama cansina... Pero cuánto me había equivocado. Jane Austen logra hacer de esta historia de amor y malentendidos, un romance al que le es indiferente el paso de los años. Mi abuela se emocionó leyendo este libro del mismo modo que yo lo hice, solo en distintas décadas (siglos en realidad, pero se lee extraño). Y esto, aunque se lea sencillo, es rematadamente difícil. Este romance provoca que se nos escarapele la piel por la emoción; teniendo como bases demostraciones de afecto a las que no estamos acostumbrados en la actualidad.
La obra de Jane Austen ha vencido sin dificultades el paso del tiempo y se ha mantenido en todo momento en un lugar de privilegio en los gustos de lectores y especialistas. Orgullo y prejuicio es una novela de amor o, mejor, una novela de enamorados. Bingley y Jane, Darcy y Elisabeth, Lydia y Wickham luchan para obtener el objeto de su pasión, deben participar en el juego que la sociedad en que viven les propone y deben ganarlo. Sin saltarse las reglas, pero con un tesón capaz de vencer cualquier barrera, llegarán a toda costa a ese matrimonio que para ellos habrá de marcar el inicio de la felicidad soñada.
Los personajes están bellamente construidos, manteniéndose fieles a sus principios e ideales de inicio a fin. Al mismo tiempo, la paleta de personajes es tan variada que es inevitable ver rasgos tuyos en algún personaje, —o recordar a aquella tía indiscreta que no duda en preguntar por tu inexistente novio al leer los diálogos de la señora Bennet— y es que desde los protagonistas hasta los más secundarios se perciben tan humanos que es imposible sentir indiferencia hacia alguno de ellos. ¿Cuántos libros escritos en el siglo 18 pueden jactarse de tener personajes que respondan a arquetipos vigentes? No muchos. Tanto Elizabeth como Darcy son protagonistas excepcionales, llenos de virtudes y defectos que logran robarse nuestros corazones  —en especial Darcy, mi mayor amor platónico literarioperfilándose a la vez como elementos necesarios para construir un perfecto retrato social. 

Cabe resaltar que Jane Austen no solo quiso mostrarnos una historia de amor, sino una crítica social. El rechazo de nuestra protagonista hacia los matrimonios por interés y la sobre valoración de la situación económica era el que muchas jóvenes compartían pero no podían comentar abiertamente. Austen mandaba un mensaje a través de su obra, uno muy adelantado a su época y que no era accesible a quien leyera "Orgullo y prejuicio" esperando encontrar una historia de amor más.

Si bien el léxico puede ser de desagrado de algunos, no creo que pueda ser un motivo para considerar desistir de su lectura. Todo lo contrario, es como transportarnos a la época en la que la obra fue concebida y lograr comprender algunos temas, como la arcaica costumbre de negarle la herencia a un linaje sin hombres, que en estos tiempos suenan ridículos. "Orgullo y prejuicio" encierra no solo una atemporal historia de amor —una de las más bellas en la literatura, por cierto—, sino que lo hace de manera fluida y nada predecible. Si le temen a los clásicos, empiecen con títulos como éste y verán como no se arrepentirán.


"Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero, poseedor de una fortuna cuantiosa, le hace falta casarse."

3 comentarios

  1. Hola, muy lindo tu bog, sigue así y ya veras como pronto se llena de comentarios :D saludos.
    Jenny.

    ResponderEliminar
  2. Un libro precioso! Estoy enamorada del diseño de tu blog jajajaja

    ResponderEliminar

Pin It
Design by Winter Studio © 2015.
Si te llevas algo, no olvides mencionar la fuente ♥